DICCIONARIO DE AUTORIDADES (II)


Venezuela ha estado condenada al fracaso desde el momento en que las grandes corporaciones americanas de comida chatarra entraron al país al final de los 80, pero en especial con la emergencia de Wendy’s en los 90. La caída de Tropi Burger y la desaparición del Guapo fueron un golpe devastador a la identidad del venezolano.
NOAM CHOMSKY

La historia venezolana es un caso de estudio. Con frecuencia utilizo el ejemplo venezolano para ilustrar mis teorías sobre la otredad y el colonialismo: las relaciones cachifa-patrón, niche-sifrino, caraqueño-gocho, entre tantas otras. Un país-colonia desde su fundación, Venezuela trató de salirse del «canon oriental» con la apertura de Centro Sambil, en mayo del 1998. Sin embargo, Venezuela –al igual que el resto de América Latina– está condenada a ser periferia. Todos sus intentos por salirse de ella sólo reafirman su condición subordinada.
EDWARD SAID

La noción de lo subalterno desarrollada a lo largo mi carrera sólo cobró verdadero sentido en los noventa cuando Venevisión sacó al aire su programa de humor Cheverísimo. Humberto Buonocuore, Honorio Torrealba, Wilmer Ramírez, Américo Navarro y el resto del elenco redefinieron el concepto de la mujer como objeto. Nelly Pujols, por su parte, se convirtió en un paradigma del «esencialismo estratégico» en franca oposición con las llamadas bombas sexys de los programas humorísticos venezolanos.
GAYATRI SPIVAK

Por mucho tiempo me resistí a los 90. Estaba convencida de que la metaficción había llegado a su cenit en los 80. Hasta que Kaína llegó a los hogares venezolanos en 1995. César Miguel Rondón inmortalizó al ente de papel en la pantalla chica con personajes como Maniña Yerichana, el chalanero Ricardo León, Catalina Miranda, el buen Gaetano y el inolvidable Tacupay. Fue una gran década en el ámbito cultural venezolano.
CARMEN VINCENTI (Bustillo)