BREVES NOVENTERAS INTERNACIONALES

Venezuela, aunque parezca imposible, no fue el único país burlado por la década. Los 90, en América, mostraron una serie de eventos y personajes desafortunados cuya sombra perdura hasta nuestros días. He aquí una muestra:
  • Uno de los personajes de la década fue, sin duda, Alberto Fujimori. Abimael Guzmán (quien no tiene nada que ver con Abigail Guzmán) fue detenido y expuesto ante los medios de comunicación como un perro en una jaula de zoológico. Fue una significativa humillación para el líder de Sendero Luminoso. El grupo insurgente, paulatinamente, desapareció. Otra imagen inolvidable del presidente peruano tuvo lugar en la embajada del Japón. Fujimori, empuñando una 'glock' y portando un chaleco antibalas marca Acme, entró a la sede diplomática echando plomo y llevándose el crédito de aquel operativo.
  • Entre el 94 y 95, el mundo se entretuvo a costa de la charada de juicio a O.J. Simpson por la muerte de su ex-esposa y el amante.
  • 1996 fue otro gran año para el mundo del espectáculo con Abdalá Bucaram, the showman, desde Ecuador para el mundo. Este facineroso y simpático presidente grabó un tema musical con el grupo Los Iracundos y, en sus ratos de ocio (gobernar en Suramérica, aparentemente, deja mucho tiempo libre) mataba fiebre jugando fútbol con el Barcelona de Guayaquil. Unos años después, ya en los 2000, Bucaram se vio envuelto en otro escándalo futbolero. Se supo que el ex-presidente mandó a darle una paliza al entrenador de la selección de fútbol de Ecuador, el Bolillo Gómez, porque éste no quiso convocar a su hijo, Jacobo Bucaram, para jugar las eliminatorias al Mundial de Corea y Japón.
  • En 1997, Monica Lewinsky nos dio una lección de oralidad, amarillismo y marketing en la que ha sido, quizá, la felación más trascendente de la humanidad. Incluso, hoy día, diez años después, parte del respaldo popular de Hillary Clinton en su aspiración presidencial responde a la actitud estoica que adoptó ante aquella infidelidad manifiesta de Bill.