SI FUERAN VENEZOLANOS II

TANNER, LYNN (Valencia, 1976-?) - C.I. 7.476.544
Publicista. Egresada del Instituto Universitario Santiago Mariño (sede La Urbina), 1997. Actualmente es Gerente de Producción Gasífera de la Unidad de perforación No.4 de Petróleos de Venezuela.

Estudió en el Colegio Champagnat de Caracas hasta noveno grado. Repitió noveno en la U.E. Didáctico, Cumbres de Curumo y, finalmente, se graduó de bachiller en el colegio Rómulo Gallegos de Los Chaguaramos. Una noche de 1993, luego de emborracharse con ron y marihuana celebrando un triunfo de los Navegantes del Magallanes, Lynn perdió su virginidad con Alf. Desde entonces, y durante mucho tiempo, la mayor de los Tanner se acostumbró a pasar las noches en compañía del extraterrestre. La relación con Alf provocó en Lynn actitudes ninfómanas e irreverencias lascivas que, hoy día –al recordarlas– le producen vergüenza. En una oportunidad, ejerciendo la legendaria posición del misionero, Lynn y Alf fueron sorprendidos por la señora Ochmonek, lo que generó un escándalo en las Terrazas del Club Hípico donde, por entonces, vivía la familia. La relación terminó cuando Lynn egresó del bachillerato e hizo un viaje a Mochima con sus compañeros de promoción. Lynn estaba cansada, no soportaba los celos de Alf, sentía rechazo a su olor, a llevar la ropa llena de pelo, a sus chistes y a la actitud indiferente de su “No hay problema”. Cuando Lynn regresó de la playa le confesó a Alf que ya no lo quería y que le gustaría que se diesen un tiempo. Alf amenazó con suicidarse y, en compañía de Brian (Benji Gregori), quien para entonces no había salido del closet, se echó una pea de anís que le llevó a escribir, delante de la casa de los Tanner, un graffiti que decía “Lynn Puta”. Semanas después, herido en su orgullo, Alf le devolvió todas sus cosas (fotos, pulseritas, cassettes de Guaco, pucas y otros accesorios) en una bolsa de McDonald’s. En 2002, Lynn se casó con un chavista y, desde entonces, vive muy feliz en la Lagunita Country Club.


KABUTTO, KOJI (Caracas, 1972-?) - C.I. 13.144.211

Koji, tras graduarse en el Parasistemas Rodrigo de Triana, estudió un año de Turismo en el IUTIRLA, sede El Marqués, y, posteriormente, se cambió a administración en el Instituto Pestalozzi de Los Rosales. Kabuto, conocido como El Chino, es un buen cervecero, juerguista, jugador de dominó, aficionado al truco y, durante tres meses consecutivos, fue seleccionado como empleado del mes en el McDonald’s de Plaza Venezuela. Se casó con Sayaka en la jefatura civil de El Valle y, actualmente, vive con su hermano Shiro, quien trabaja para el gobierno en el sindicato del Metro.

* * *


La saga de Mazinger Z, en Venezuela, habría fracasado desde un principio. Los desajustes económicos y la fuga de capitales habrían hecho que, desde mediados de los ochenta, no se consiguieran repuestos originales para el Pilder. Koji Kabutto, confiando en la buena fe de su mecánico, habría colocado a la pequeña nave una pieza, supuestamente universal, fabricada por la Fiat para el modelo Tucán 86, por lo que, rápidamente, el puesto de mando del famoso robot habría dejado de funcionar. Koji, en cualquier tarde noventera, invitaría a Sayaka al Parque Los Chorros e, indiferente, dejaría el Pilder estacionado en el hombrillo de la Cota Mil. Al regresar, livianito, se encontraría con que le abrieron la nave de mando robándole el radio reproductor y, para colmo, le dañaron los controles de los rayos láser y los puños atómicos. En el cristal –que tampoco se conseguiría- le habrían escrito con una llave: mamagüevo. Mazinger, hasta comienzos de los noventa, se habría vendido por piezas en una chivera de El Junquito.